porzas de curtidurías desde arriba

Curtidurías de Marrakech, descúbrelas a tu aire

“Unos curten la piel y otros toman ronmiel ”
Creo que es muy interesante, cuando se tiene la oportunidad, ver el origen y la creación de los productos típicos de la zona. Las curtidurías de Marrakech es uno de estos lugares.

No sólo por la experiencia y el conocimiento extra que te llevas, de esta manera también vuelves a apreciar el trabajo artesanal, que desgraciadamente, muchas veces nos olvidamos de valorar.

El cuero es uno de los géneros más conocidos de Marruecos, y no es para menos.
Si el país en sí ya se nos antoja barato a los extranjeros, el precio de los artículos de cuero lo es aún más. Añádele a esto, que aquí la piel se trabaja a mano, con un proceso ancestral que pocos países continúan haciendo, dando así un acabo espectacular a la piel.
¡Normal que sea uno de los productos más codiciados entre los consumidores!

En resumen, conocer las curtidurías de Marrakech, me parece algo esencial en tu paso por la ciudad. Además, conocerás una zona auténtica, sin turistas y muy diferente a las concurridas calle del zoco.

mercado de pieles en Marrakech

 

¿Dónde están las curtidurías de Marrakech?

 

A pesar de que normalmente los curtidores se sitúan lejos del centro de la ciudades (por eso del olor), en Marrakech los tienes en la misma medina. En la parte norte, no muy lejos de la Madrasa de Ben Youssef. Llamadas “tannery” o  “concerie” en francés, por si quieres buscarlas en el mapa.

La calle principal es Avenue Bab El Debbagh (en google maps) o Rue Bab Dbagh (en maps.me). De esta salen callejones, muy estrechos, que te conducen a las bañeras de las curtidurías.

Casi llegando al final de la calle, hay una tienda de tres plantas (punto rojo en el mapa), con una ventana que da a una de las curtidurías más grandes donde se ejecuta la parte final: el tinte y desde la cual puedes observarles y hacer fotos sin problemas.

como llegar a las curtidurías

 

Consejos para llegar por tu cuenta

 

Hierbabuena

Lo primero y muy importante: antes de llegar, hazte con un manojo de hierbabuena fresca (la puedes pedir en tu Riad) esta te servirá como aliado para mantener el desayuno en el estomago (no es broma… el olor es exageradamente fuerte y nauseabundo) se mezcal el olor a putrefacción y el de excremento de paloma, que se usa como parte del proceso, vaya, que si no eres de estómago fuerte no te vas a despegar de la hoja verde.

Guías furtivos

Nada más acercarte a la zona, no faltarán “guías furtivos” (Te interesará leer estos 5 consejos pre viaje) en formato niño o adulto, que querrán acompañarte, y lo harán, al no ser que tu negativa sea firme. Al entrar a alguno de los callejones que dan acceso a las bañeras, también te encontrarás con más, que te ofrecerán hierbabuena y explicarte el proceso. Pues ¡mira tú por donde! que la planta ya la tienes y la explicación te la doy yo aquí.

No temas, si lo consiguen, todo lo que te van a pedir es una propina, de 100DH, excesivo por el servicio mínimo y furtivo, puedes darle lo que consideres oportuno, se enfadará igualmente… pero ¡oye! te siguió por que quiso.

Respeto

Cuando accedas a las curtidurías, se amable y civilizado, los trabajadores no son monos de feria para tu uso y disfrute (y si lo digo, es por conocimiento de causa) saluda y sobretodo, pregunta si puedes pasar a ver como trabajan (el lenguaje de signos es perfecto si no dominas el francés), no les suele gustar que hagas fotos, pregunta, y lo más seguro es que te dejen, pero sin sacarles a ellos.

babuchas en el zoco

 

¿Qué son y cómo se trabaja en las curtidurías de Marrakech?

 

Las curtidurías, curtiembre o tenería es el lugar donde se trabaja la piel del animal para convertirla en cuero. El proceso se llama curtido y es, hablando con propiedad, el proceso que transforma la piel putrescible en cuero imputrescible (me he enamorado de esta palabra)

En Marruecos están los curtidores bereberes, que trabajan la piel del camello y la vaca y los árabes que se dedican a la oveja y la cabra.
Desde temprana hora de la mañana hasta las 13h.

El proceso es el siguiente:

Primero se lavan bien las pieles para eliminar los restos orgánicos, luego se curan con sal y se dejan unas semanas en las pozas.

El segundo paso (y el culpable de tus nauseas) es remojarlas en orina y excremento de paloma y se dejan varios meses, este proceso consigue pudrir el pelo y ablandar la piel, además consigue que esta no se descomponga.

pieles en proceso de curtido

Después se vuelven a lavar y se dejan en otra bañera con cal o solución salina y se dejan secar.

El paso final es el cuchillo, el curtidor va cortando el pelo con un cuchillo curvo, de manera muy enérgica, como quien limpia la mesa de migas de pan, pero en horizontal.

El proceso de curtir ha llegó a su fin.
Sólo queda el paso de embellecer la piel. Aquí es cuando se tiñe para darle un aspecto más comercial, de color natural o de colorines.

Se  tiñe con pigmentos naturales: menta para el color verde, cúrcuma para el amarillo, amapola será rojo, henna marrón oscuro…

pieles teñidas secando

Se dejan secar y ahora si, se transportan al mercado de las pieles, donde con cada pieza tendrá su destino: babuchas, chaquetas, bolsos, sandalias, cinturones…

El proceso ni es simple, ni agradable, además es un trabajo muy duro, por lo que ser curtidor no es un oficio muy demandado.

Conocer las curtidurías de Marrakech, no es como pasearse por las callejuelas del zoco, es mucho mejor, te lo recomiendo fervientemente.

Si quieres saber que más hacer en tus días por Marrakech, ¡no te pierdas mi guía de dos días por la ciudad!

secando pieles en la azotea

***

 

¿Habías oído hablar de las curtidurías de Marrakech? Te han entrado ganas de ir a concerlas ¿verdad?

Si te quedas con alguna duda o pregunta… ¡ya sabes dónde estoy!

 

Si lo encontraste interesante no dudes en darme un “me gusta” o compartir…

¡Difunde la palabra!

¡Se agradece!

 

***

 

No Comments

Post A Comment