hummus

HUMMUS, el garbanzo que nunca falla!

En proceso de edición de mi guía de Jordania, no he podido evitar pensar en el hummus… Primero, porque me encanta… pero sobretodo, porque no hubo un día en todo el viaje que no acabase comiendo este esquisto plato! (en parte por ganas, en parte porque era lo más barato para comer en este increíble pero sorprendentemente caro País…)

El Hummus, que en árabe significa garbanzo, es un plato típico de Oriente Próximo que, en los últimos años se ha convertido casi en internacional debido a su popularidad. Y no es para menos, no sólo está buenísimo, acompaña cualquier comida, es de las recetas más fáciles de hacer y ¡es una apuesta casi segura cuando tienes invitados en casa!

Además, es una gran manera de comer legumbres si no eres mucho de pucheros. ¿Sólo estás pensando en garbanzos? Amigo… imagina que la receta original es la base para cualquier legumbre que quieras tener el placer de triturar!

Podemos hacer “hummus” de lentejas, de frijoles o una mezcla de todos ellos… y no sólo eso, también podemos añadir más ingredientes y darle compañía a nuestro garbanzo: hummus con pimiento rojo, hummus con aguacate y hummus con remolacha… son los que he probado por ahora, y ninguno me ha decepcionado!

 

HUMMUS CASERO

– 10 minutos
– 6 personas  
– Facilísimo  

 

 

INGREDIENTES:

HUMMUS

  • 1 bote de garbanzos cocidos (unos 450g)
  • 2 cucharadas de Tahini
  • 1 limón
  • 1 diente de ajo
  • 1 cucharadita de comino (* no está en la foto)
  • 1 cucharadita de pimentón dulce (si tienes pimentón de La Vera mejor que mejor)
  • ½ cucharadita de sal (si es del Himalaya estupendo)
  • 1 chorrito de Aceite de Oliva (virgen extra si no te importa…)
  • 1 vaso de agua fría

 

PREPARACIÓN:

 

hummus

1) Escurre los garbanzos y lávalos bien bajo agua fría (hasta que deje de salir espuma).

Pela el ajo, córtalo por la mitad y quita el corazón (éste es el culpable de que a algunos les repita este delicioso alimento).

Exprime el limón y vértelo en un vaso (cuidado con las pepitas!)

2) Añade los garbanzos, el ajo y la mitad del jugo del limón al vaso de la batidora junto con las dos cucharadas de Tahini y medio vaso de agua fría y… a batir!

Yo utilicé Tahini integral por lo que puse un poquito menos de cantidad, el sabor es algo más fuerte y al ser integral aporta más calcio (¡ojo al dato!)

Puedes utilizar cualquier tipo de batidora (hasta lo puedes hacer manualmente…) pero, las de brazo te resultarán más fáciles.

3) Una vez tengas una pasta homogénea añade la sal y el comino. Vuelve a batir y pruébalo. Para gustos colores… ¿le falta un poco de limón, algo más de sal quizás? ¿Cómo ves la textura? Tiene que quedar una masa espesa, pero no queremos cemento… puede que necesites un poquito más de agua.

hummus

 

4) Por último, pasa el Hummus a un recipiente y ayúdate con una cuchara o tenedor para crear surcos en la superficie (esto es simplemente para dejarlo bonito y además te puede ayudar como método de meditación a falta de un jardín Zen =)

Espolvorea el pimentón y finaliza con un chorrito de aceite de oliva.

hummus

 

¿CÓMO LO COMEMOS HOY?

 

Como entrante o picoteo:

Si eres de los tradicionales, pan de pita es tu respuesta.

Si prefieres algo más ligero y sanete únete a “las crudités” (u hortalizas crudas en cristiano…) zanahoria y pepino son mis preferidas! Pero, te sirve cualquier verdura que puedas cortar a modo de bastoncillo, como el apio, los pimientos… hasta las endivias si me apuras!

Ahora, si quieres marcar la diferencia… atrévete con las CHIPS DE BATATA (justo aquí abajo te desvelo la facilidad de esta delicia…)

Como acompañamiento

O complemento de un plato único funciona igual de bien… tanto con pescados como carnes. La última vez lo usé como base para los espárragos trigueros con tomates cherry al horno… exquisito!

hummus

 

*** ¡OJO AL PLATO! ***

 

Si no quieres usar garbanzos de bote sólo tienes que acordarte la noche anterior de ponerlos a remojo… 12horitas! Luego en una hoya con una hojita de laurel los dejas cocer hasta que estén tiernos (1hora más o menos…) y seguimos el mismo proceso, es importante lavar siempre las legumbres antes y después de su cocción.

¿Las legumbres te son pesadas…? Ahora entenderás porque hay especias que tienes que tener siempre en casa. El comino, jengibre, cilantro y cardamomo son especias muy utilizadas en la cocina asiática y grandes protagonistas en la medicina Ayurveda (India). Estas especias, a parte de sus muchos otros beneficios, nos ayudan a una buena digestión.

 

***

 

CHIPS DE BATATA

Otra maravillosa manera de disfrutar de la batata (ya os dije que este tubérculo es de lo más versátil y delicioso…). Podemos tomarlas solas, acompañando algún plato y hasta hacer “nachos de batata” si si! Con su queso y su guacamole, tal y como te lo imaginas!

 

INGREDIENTES:

chips batata

 

  • 1 Batata
  • 1 chorrito de Aceite de Oliva
  • ½ Cdta de Sal del Himalaya
  • ½ Cdta de Pimienta negra molida

 

 

 

PREPARACIÓN:

 

1)  Precalienta el horno a 180-250º.

Lava bien la batata, te puedes ayudar con el estropajo si ves que hay mucha tierra (sin jabón por favor…) y córtala en rodajas muy finitas, algo menos que 0,5cm, si tienes utensilios de cocina, como una mandolina o pelador de patatas, que te faciliten la labor… mejor! Sino, utiliza un cuchillo grande y bien afilado.

chips batata

2) Coloca las rodajas en un bol y añade el resto de los ingredientes. Con las manos mueve y remueve para que a todas las rodajas les llegue su parte.

3) En una bandeja de horno pon papel para hornear, coloca las chips sobre la bandeja intentando que no se solapen mucho entre ellas y hornea a 180º durante unos 15minutos.

chips batata

4) Comprueba su estado, puede que necesiten algunos minutos más… Las chips deben de quedar crujientes, si el corte ha sido algo más grueso su interior será más tierno, pero igualmente rico! Si lo cortaste con un utensilio de cocina tardarán menos en hacerse y el resultado será mas crujiente.

chips batata

Podemos hacer chips de muchos otros tubérculos y vegetales.

En mi opinión los más sabrosos son: la calabaza, la zanahoria, la remolacha y sobretodo la batata… la yuca queda muy crujiente pero con poco gusto.

También están buenísimas las chips de plátano macho (el grande y verde).

El proceso es el mismo para todos, lavar cortar y hornear! Puedes aderezarlas sólo con pimienta y sal o añadir varias especias aromáticas como: orégano, tomillo, romero, perejil…

Después de estas chips de vegetales no querrás volver a la patata! Están realmente buenas y son sanísimas!!

 

¿Te animas con las chips de vegetales…? ¿Cuál ha sido tu favorita? Si quieres aportar algo al respecto ya sabes…

¡Por favor! déjame tu comentario, me encantará conocer tu opinión.

 

Si lo encontraste interesante no dudes en darme un “me gusta” o compartir…

¡Difunde la palabra!

¡Se agradece!

 

***

 

No Comments

Post A Comment